jueves, 16 de julio de 2015

Reflexión en la ansiedad y la depresión severa

Por José R. Romero
7/16/2015
8:00 am



Reflexión en la Ansiedad y la Depresión Severa



Sale de mi corazón
un pulso que se acelera,
como si turbo tuviera
ese jodío cabrón,
que se calme por favor,
simplemente yo quisiera.
La gente ni se imagina,
que me estoy cagando encima,
cosa que en nada anima,
pues voy apretando el culo,
la ansiedad me hace impuro,
y la Klonopin no ayuda.
Antes de salir de casa,
me metí 2 de Zoloft,
la depresión no quito,
y de té me hice una tasa,
¿será que viene en la raza
la maldita depresión?
Pues entonces decidí
una Welbutrin meterme,
y quizás no has de creerme,
pero peor me sentí,
y las ganas de vivir
ya dejaron de quererme.
Pensé entonces yo,
que podría ser la psicosis,
y de Haloperidol
me metí tremenda dosis
y si entiendes la sinopsis
sabrás cuan jodido estoy.
Para el psiquiatra no voy,
pues no coge mi seguro
y me va a romper el culo
con la factura mi hermano
que por mal asegurado,
bien encabronado estoy.
Por sentirme encabronado,
me metí una Seroquel
y me acordaba de aquel,
que murió en soga colgado
con lengua fuera y cagado,
eso fue un escenario cruel.
Hay tan bueno que era
gritaba la viuda 'ña Tuta
que esa hijae la gran puta
hizo que morir quisiera,
y que la vida perdiera,
con razón de la absoluta.
Para dormir y olvidar
2 Ambien yo me tomé
mira si el destino es cruel
que ni pude dormitar;
a todos les dio con llamar
hasta que el sueño se fue.
Esta vida esta al revés,
el malo vive tranquilo,
y el que en lo bueno a vivi'o
se pone siempre "depress"
no lo dejan vivir bien,
pues quieren verlo fundi'o.
Me metí 6 Benadrill
y fumé hasta de la cara,
vodka, ron, vino en palangana
y hasta un Wiskisito me dí,
no se si sobreviví
después del pitorro y ron caña
pues me guarde en mi cabaña
y después nada sentí.



No hay comentarios.:

Publicar un comentario