domingo, 29 de abril de 2012

Ensayo sobre Conflictos Interpersonales entre Padres e Hijos


Nota: Este ensayo, es una tarea del Joven Christian R. Zayas para la clase de español de grado 11 de la Escuela Miguel Melendez Muñoz, Cayey Puerto Rico. Me pareció interesantisimo, ya que fue redactado desde los ojos de un joven de 16 años. No me importa la nota que le de su maestra, yo le otorgo una "A" (un 10). Aunque quizás yo no tengo los criterios de evaluación que posee un pedagogo. Espero que lo disfrutes tanto como yo.

Conflictos Interpersonales Entre Padres e Hijos

Autor: Chris Zayas



¿Existen familias perfectas?

No lo puedo asegurar, pero de lo que si estoy seguro que existen familias disfuncionales. Cada familia es diferente en la enseñanza y trata de impartir valores, pensamientos o costumbres, pero el resultado de lo que se enseña no siempre es el esperado.




Los conflictos interpersonales son una fuente para disputas y situaciones que podrían tornarse violentas. Motivo de ansiedad, opresión y preocupaciones que, en casos extremos, podrían incluso desatar reacciones como dolor de cabeza, dolores musculares, problemas estomacales, etc. Todo esto motiva y promueve, ese impulso de actividad para defender la propia posición. Situaciones que generan impotencia, desgane, bloqueo mental y hasta inhibición.

La principal causa de los conflictos interpersonales entre padres e hijos, es la falta de comunicación, razón por la que vienen los malos entendidos o ataques verbales de parte y parte. La comunicación, utilizada como técnica, a veces solo se queda en la buena intención y no siempre funciona. Esto debido a que tanto los padres como los hijos, se mantienen en su posición y no están dispuestos a escuchar o entender el punto de vista que uno le presenta al otro.

Aunque no necesariamente el hijo tenga la razón, no podemos obviar que los padres fueron criados en otros tiempos, con otros intereses que chocan con los deseos y necesidades actuales de los adolescentes. Lo que es clara evidencia de que los conflictos interpersonales se forman, ocasionalmente,  por que el adulto se aferra a métodos obsoletos de crianza y se niega a aceptar que un hijo es un ser, con personalidad e identidad aparte.

No es tarea fácil para un hijo ver que actitudes, costumbres y comportamientos aceptados por la sociedad en general, son rechazados por la persona encargada de la crianza. Como consecuencia se crean situaciones en las cuales podrían ambos terminar faltándose el respeto. Los hijos por tratar de conseguir una aceptación por parte de sus padres o convencerlos de que no están haciendo nada mal o los padres tratando de hacer entender a sus hijos que sus costumbres están equivocadas; o que ellos piensan que lo están.

Existen casos donde los conflictos interpersonales entre padres e hijos se deben a la discriminación. Esto ocurre cuando por ejemplo:

·         Inclinación Sexual: Cuando el o los padres no aceptan a su hijo por ser homosexual. Los padres, dentro de su forma de pensar y por su formación, aprendieron y entienden que este tipo de personalidad o estilo de vida es incorrecto e inmoral. Su mente no concibe la idea de algo tan contrario a sus “valores”.  

·         Vocación: Especialmente en una familia de alto ingreso monetario, se espera del hijo que realice estudios en carreras que los ayuden a mantener su nivel socioeconómico,  sin considerar que, tal vez, su hijo tenga vocación o amor por trabajar en algo más humilde y que de verdad le guste.

·         Religión: En una familia en la cual las costumbres o pensamientos van dedicados completamente a un punto de vista religioso, en la que el hijo no piensa como sus padres, podría haber discriminación. Hay padres que obligan al joven a seguir una religión no por convicción o por fe, sino por obligación.

·         Género Musical y Modas: No necesariamente un género musical o una forma de vestir, tiene que definir las conductas y/o actitudes de un joven. Aunque en ocasiones, todos estereotipamos, lo correcto no es juzgar por cómo nos vemos o lo que escuchamos, sino por cómo somos en nuestro interior.

            Todos estos ejemplos muestran, de una forma u otra, la discriminación que pueden provocar los conflictos interpersonales entre padres e hijos. Así también puede verse afectada la personalidad de los hijos y provocar confusión en ellos, sobre quienes deben o quienes no deben ser. Un padre que desconoce como guiar a su hijo y que en vez de llevarlo a ser un adulto completo e integro, lo lleva a tomar decisiones incorrectas y a mentirle, podría estar alejándose de su deseo y propósito principal.

La mayoría de los jóvenes a los que no se les imponen límites por sus padres, toman malas decisiones, pero debería existir un balance. Estos conflictos interpersonales entre padres e hijos son posiblemente la razón de los problemas socioculturales que existen en la actualidad, debido a que lo que ocurre en el hogar, se refleja en la sociedad. Si en el hogar existe un ambiente de armonía sin discriminación, los padres e hijos sabrán hacer lo correcto, cuando sea necesario.

La solución a éste problema, es definitivamente, el diálogo y la comunicación entre los padres e hijos. Permitir iniciar un diálogo con la persona con la que se tiene el conflicto para conocer sus ideas y expectativas. Fase de encuentro en la que se cuestionan mutuamente sobre ideas, sentimientos, y acciones. Cada persona debe evaluar su comportamiento y pensar en lo que está haciendo mal. Por último llegar a un acuerdo mutuo, en la cual ambas  partes (padres e hijos) ofrezcan soluciones que promuevan la convivencia, tolerancia, armonía y respeto.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario