viernes, 3 de diciembre de 2010

Ventana

Estaba muy nublado el día, y yo me encontraba mirando por una ventana de cristal. Llovía tan fuerte a lo lejos, que no se podían ver las montañas. El frio me hacía abrazarme a mí mismo y mi respiración empañaba el vidrio. Yo, nostálgico pensaba en los días que ya se fueron, en el silencio de aquel lugar.

Seguía allí parado, y mientras miraba pensaba, en lo solos que debían sentirse, los pájaros en los árboles, los perros bajo los autos, las jóvenes en las ventanas. Y desde ahí pude ver a un hombre de pié, nostálgico y desesperado, que mientras esperaba pensaba, lo solo que estaba allá.   
Él, esperaba tu compañía, esperaba que tú llegaras. Deseando que tus brazos lo cubrieran, con tu pecho pegado a su espalda y que tu cara pegada a su oído le susurrara que nunca jamás volvería a estar solo.

Volví a mirar bien a través de aquella ventana, y esta vez nada encontré, pues fuera de aquel lugar nunca hubo nada. Miré y miré otra vez, y esta vez pude ver que lo que en el cristal observaba. Era solo mi reflejo y que lo que vi fue el espejo de lo que son mis sentimientos y de lo solo que me siento cuando tú no estás a mi lado.

Si algún día te paras en esa misma ventana, y la nostalgia te agobia, busca bien en tus memorias y recuerda cuanto te amo. Ten presente que yo siempre voy a estar a tu lado, que cuando lejos me encuentre y no puedas observarme, ahí estarán para abrazarte todos aquellos recuerdos.

Por más triste que te ponga el reflejo en la ventana, es solo para acordarte que acá hay alguien que Te Ama.

Escrito por: JoRú

2 comentarios: